‘Es duro el choque con la realidad una vez que te vas del colegio’

¿Qué hace una vallisoletana en Costa Rica? Pues convertirse, sin duda alguna, en una enamorada de la naturaleza. Paloma Tejero (20, Valladolid)  aterrizó en la web de Colegios del Mundo Unido a golpe de Google y supo que tenía que conseguir una plaza para estudiar Bachillerato Internacional. “Estaba hecho para mí o yo estaba hecha para UWC”, nos cuenta entusiasmada nuestra alumni.

Finalmente, se llevó una plaza con beca para el bienio 2014-2016 en el colegio costarricense, dos años que le sirvieron para “descubrirse a sí misma”. ¿Quieres saber cómo vivió Paloma esta experiencia? ¡Sigue leyendo!

10646983_554494504693078_9091255525700458323_n

Paloma en la Rainbow Week. Paloma Tejero.

P: Paloma, ¿cómo conociste Colegios del Mundo Unido?

R: Yo me quería ir en Bachillerato, quería mirar alguna beca para estudiar fuera y, literalmente, puse en Google “becas para estudiar en el extranjero”. Salió esto y, en cuanto lo vi, dije “Dios, esto es para mí”. Solicité plaza el primer año y ni siquiera pasé la preselección. El segundo año volví a echarlo y ¡para Costa Rica que me fui!

P: ¿Qué te llamó la atención de Colegios del Mundo Unido para que decidieras presentar tu solicitud?

R: Me acuerdo de leer la web de Colegios del Mundo Unido y ver que hacía énfasis en la multiculturalidad y que, además, no tenía ese componente elitista de “vete a estudiar un año a Estados Unidos con un montón de ricos y blancos”. Me acuerdo también de leer las historias de los estudiantes que estaban en los colegios y entusiasmarme con ellas.

P: ¿Cómo fue ese proceso de preparar la documentación?

R: La primera vez hice la solicitud online y me mandaron un correo diciéndome que no me habían seleccionado. Me puse súper triste, me eché a llorar… Fue una tarde horrible.

El segundo año lo volví a intentar y, al escribir mi solicitud, noté un montón como había madurado. Me cogieron para preselección y fui bastante segura, no convencida de que me la fueran a dar, pero ese año de más me dio seguridad. El proceso fue bastante fácil y me sentí muy cómoda.

DSCF1260

De excursión. Paloma Tejero.

P: ¿Te acuerdas del fin de semana en Madrid?

R: Sí. De la gente que habían llamado para Madrid, había una primera selección que se hacía entre el viernes y el sábado (a mí me tocó el sábado). A última hora del sábado se leía una lista con los que pasaban a la fase final del domingo.

El sábado tuve una entrevista, presenté mi proyecto social, hice la dinámica de grupo, etc.

Pasas el día allí con gente que está en la misma situación que tú, con las mismas inquietudes… A última hora leyeron la lista y me puse súper feliz.

El domingo tuve la entrevista con el Patronato y fui con el pensamiento de que no tenía nada que perder. Yo iba ahí a dar lo mejor de mí. Salí tranquila porque tenía la sensación de que me había mostrado como era yo. Si ese año no me cogían, es que realmente eso no era para mí.

Encima, ¡te vas de Madrid sin saber sin saber si te han seleccionado o no!

10660211_737157409655602_9193256765347060529_n

Con amigos de otras nacionalidades. Paloma Tejero.

P: ¿Dónde estabas cuándo te dijeron que estabas seleccionada?

P: Me acuerdo que nos dijeron que el martes nos llamarían, así que el lunes y el martes no paré de pensar en eso. El martes, al salir del colegio, encendí el móvil y vi un 91. Pensé, “esto solo puede ser una cosa”. Llamé y me cogió Berta, que me dijo, “¿tú que crees? ¿Qué te la hemos dado o que no?” “¡Yo creo que sí!”, le dije. Estaba con unas amigas enfrente del colegio y me puse a llorar, estaba súper contenta, ¡ya era realidad! Llegué a casa, se lo conté a mi madre y me dio un abrazo. El hecho de ver a mi madre tan contenta por esta oportunidad triplicó mi alegría. Fue todo muy bonito.

P: ¿Cómo fueron los días previos a tu marcha?

R: Yo creo que los sentí como un sueño. Hasta que no pones un pie en el colegio es como que está todo muy en el aire. Al final ves todo a través de una página web y notaba que hasta que no estuviera allí no iba a ser real. Estaba muy emocionada y tenía muchísimas ganas de ir.  

P: Finalmente, llegó el día de partir… ¿cómo fue?

R: Me acuerdo que mi madre me llevó al aeropuerto y ahí estaba Miguel, mi co-año, que ahora somos súper amigos. Desde el principio nos entendimos muy bien. Estaba muy emocionada y con ganas conocer gente, hacer amigos… En ningún momento me sentí con dudas de ir.

12621980_10205819379951739_3537037888628170801_o

¡Un festival de colores! Paloma Tejero.

P: Y llegasteis al colegio…

R: Sí. Nos recogieron en el aeropuerto con el autobús del colegio. Recuerdo que estuvimos un rato esperando a que llegara junto a otros primeros años. El autobús entró en el campus y el aire estaba súper pegajoso y húmedo. ¡Y estaban todos los segundos años gritando y abrazándonos!

Ahora ya me he acostumbrado a eso, pero al principio es súper raro abrazar a tantos desconocidos. Para ellos era muy normal y yo creo que no había abrazado a tanta gente en mi vida.

Me decían un montón de nombres y, según me los decían,  ya se me estaban olvidando.

En el colegio de Costa Rica hay residencias de veintipico personas haciendo un círculo. Al principio parece un laberinto, yo me perdí cuando salí de mi cuarto al dejar las cosas el primer día. Con los días, te vas haciendo con el campus.

P: ¿Cómo fueron tus primeros días en el colegio?

R: Las dos primera semanas eran de orientación: había reuniones sobre el IB, sobre las asignaturas, sobre la residencia… También había actividades como excursiones a San José, Santa Ana, etc.

Recuerdo hablar mucho con todo el mundo porque al final es gente en tu misma situación, por eso también se crean vínculos tan fuertes en UWC. Da igual de donde vengas, todos tienen los mismos miedos, las mismas inquietudes… Desde el principio conectas mucho con la gente.

10403264_676777359065547_8504238688990640115_n

Tiempo de reuniones. Paloma Tejero.

P: ¿Cómo eran tus compañeros?

R: Gente muy inquieta, con muchísima iniciativa. Hay gente con gustos para todo, pero siempre vas a encontrar, al menos, un puñadito de personas que quieran hacer lo mismo que tú. Es difícil hablar de los compañeros en conjunto. Había gente muy abierta, luego gente muy tímida… Pero hay un sentimiento de comunidad muy fuerte. Con una gente te llevas mejor que con otra, chocas con la gente y es inevitable porque pasas mucho tiempo con ellos.

Además, es un campus muy pequeño, así que no puedes evitar a nadie. Había gente que estaba saliendo y luego rompían y, bueno, eso era bueno y malo. No tenías espacio para separarte de esa persona, pero eso te obligaba a arreglar los conflictos que tuvieras con la gente y a encarar tus problemas. ¡No podías huir! (risas).

DSC_0918

Diversidad cultural. Paloma Tejero.

P: Paloma, ¿qué me dices de tus profesores?

R: Había de todo. Al ser Costa Rica y no ser Europa, teníamos dificultad para encontrar profesores. Algunos profesores no me gustaron mucho y a otros se les notaba que eran nuevos. Pero también tuve profesores muy buenos.

Cuando eres profesor en un Colegio del Mundo Unido, formas parte de una comunidad y tienes que implicarte. Los alumnos también te piden que te impliques. Si no lo haces, tienes la cruz puesta.

Para mí, hay un profesor por encima de todos: Jeff, mi profesor de Biología. Me despertó un interés y una pasión por la naturaleza y la biología increíbles. También me llevo a mi profesora de Arte de segundo año, que tenía muchas ganas de enseñar, y a mi profesor de Teoría del Conocimiento, que me hizo pensar muchísimo.

12973255_763129657151693_5139738390867419010_o

Luchando por el feminismo. Paloma Tejero.

P: ¿Qué actividades hacíais?

R: Había un montón de cosas, dependía del trimestre, de la gente que quisiera organizarlas… Había desde pintura y baile a saltar en camas elásticas. Me acuerdo que un amigo mío hizo una actividad sobre sueños.

Quedaban y hablaban sobre lo que habían soñado. Un día les dejaron un aula para dormir allí por la noche y medir las fases del sueño. Una cosa muy rara. Es una forma de ilustrar que realmente había lo que los alumnos quisieran que hubiera.

Había otra actividad que se llamaba “Chilling and Drinking Tea” y, literalmente, quedaban para respirar profundamente, beber té… Obviamente, tenías que tener un plan para cada actividad. Esa actividad, en concreto, estaba dentro del área Salud Mental, que es un tema muy candente en UWC porque la gente está muy estresada.

Los fines de semana había salidas al campo, también había semanas temáticas en las que se hacían un montón de actividades. Yo, que no paro quieta, estaba metida en todo.

10960426_404497056385318_4072433534319843550_o

¡A trabajar! Paloma Tejero.

P: En general, ¿cómo fue la experiencia?

R: Increíble. Sobre todo lo digo ahora que ya he tenido tiempo para reflexionar sobre ello. Esos dos años me dieron un espacio para descubrirme a mí misma, descubrir que me gustaba y explorar todo tipo de cosas. Por ejemplo, algo que me llenó mucho fue hacer Artes Visuales como asignatura. No era estudiar arte, sino hacer tus propias piezas. Con eso me desarrollé un montón.

Recuerdo el colegio como un espacio seguro para crecer. Hice amistades súper profundas y, ya no solo eso, había una complicidad, una confianza y un cariño entre la gente… Al final es una gran familia con la que vives todos los días.

P: ¿Qué fue lo más duro?

R: A mí, personalmente, no me tocó tanto, pero sé que es un sitio muy estresante y había gente con problemas de salud mental: ansiedad, depresión…

Hay mucha presión puesta en ti. Simplemente, el hecho de que te den una beca a ti entre cientos de personas, ya hace que te sientes responsable de dar el 100% todo el rato. Eso es agotador.

Otra cosa que considero dura es el choque con el mundo real una vez que te vas del colegio.

10700648_353004404875704_7531956868641173137_o

Con un amigo. Paloma Tejero.

P: ¿Cómo es ese choque? ¿Cómo conectas otra vez con tu vida?

R: Al principio lo juzgas todo comparándolo con UWC. La gente nunca va a ser como la gente de colegios, todo es un poco “peor”.

Yo hice un gap year, un año sabático y, durante ese año, los seis primeros meses estuve viviendo con dos amigas del colegio de Costa Rica, así que tuve una transición más suave. La segunda mitad del año estuve haciendo voluntariado en Nepal, todo muy guay y muy emocionante.

Este año, al empezar la universidad, me pegué el batacazo. Es duro volver a la vida real. A mí me cuesta mucho no comparar todo con UWC. Al final te pones en una superioridad moral de forma inconsciente. No fue fácil acostumbrarme, pero también es algo necesario, no puedes vivir siempre en estas burbujas.

10861110_767475543322268_5566983401639612344_o

Preparando una charla TED. Paloma Tejero.

P: Paloma, ¿a qué te dedicas ahora?

R: Estoy haciendo primero de Biología en la Universidad de Salamanca. Tengo que decirte que tengo sentimientos encontrados: la vida universitaria en España me encanta, tienes una vida de adulto, no es como en una universidad americana, que vives en un campus y te dan de comer. Yo ahora estoy en residencia y voy y vengo cuando quiero, me cocino, me hago la compra, me lavo la ropa… Vivo en el mundo real y vivo en una ciudad. También estoy en un grupo de salidas al campo y más cosas.

Pero la parte académica me está costando mucho. En el Bachillerato Internacional de UWC es todo distinto, son clases muy pequeñas con gente muy inquieta, todo el rato preguntando, podías quedar con tu profesor cuando quisieras… El sistema del IB a mí me parece muy completo y sentía que estaba aprendiendo de una forma muy equilibrada.

Aquí, en mi carrera es todo puramente científico, no tengo tiempo de leer. Al ser ciencias no hay opción al debate ni a la discusión, somos como 90 alumnos en clase… Lo que peor llevo es que nadie habla en clase, nadie pregunta, es un ambiente realmente pasivo.

IMG_1899

Hora de graduarse. Paloma Tejero.

Es un método de enseñanza en el que llega el profesor, suelta su chapa y se va. No todos, pero muchos sí lo hacen. Estoy un poco frustrada. Tampoco tenía muy claro que quería hacer Biología, pero sabía que quería hacer algo relacionado con el medioambiente. Elegí Biología porque en Costa Rica me flipó esta asignatura, en gran parte, por mi profe.

Ahora estoy buscando irme a otra universidad. Hay un par de universidades en Estados Unidos que hacen Ecología Humana y le dan un enfoque muy parecido al de UWC: multidisciplinar, clases muy pequeñas y un método de aprendizaje mucho más interactivo.

P: Un consejo para los futuros alumnos…

R: Que le echen muchísimas ganas, que den lo mejor de sí mismos y que sean ellos mismos, porque al final tienes que mostrarte tal y como eres. Es algo que no está hecho para todo el mundo, así que tienes que demostrar que realmente quieres ir y tienes muchísimo que aportar.

Si llegas, tienes que aprovechar cada minuto de esos dos años, pero sin agotarte a ti mismo. ¡Es un escenario en el que puedes aprender tanto de tanta gente y de una forma tan bonita! Hay que ir con buenas intenciones y mucha energía. ¡Por eso las vacaciones hacen mucha falta! Y que lo intenten, que no hay nada que perder.

DSC_0004

Toda una artista. Paloma Tejero.

P: ¡Muchas gracias, Paloma!

R: ¡Gracias a ti!

Anuncios